Me gusta tu mirada que recorre mi boca
como si buscases alguna palabra que yo no pudiese pronunciar
Me fascinan tus manos hurgando mis piernas
incendiando locura, quemando toda duda de ti
y sembrando flores en mi sexo,
grandes, amplias, húmedas de tu llovizna
Me gusta tu lengua que recorre mi boca,
que te deleites en ella y nunca te canses de mi.
¡Ay! si por mi fuera no te irías todas las tardes
hacer vida,
si por mi fuere te cubriría y amarraría con mis piernas
Nos haríamos,
De esta locura,
de este ser morboso que
quiere devorar cada parte de tu cuerpo
alentando locura, alentando a la muerte
a que nos envidie y solo juegue con nosotros
en el éxtasis del suspiro de que ambos hemos terminado
envueltos, desechos,
con las ganas impetuosas de volver a ser de ti y tu de mi....


Nunca te divorcies de ti mismo, 
nunca te rindas.
Llora cuando haya que llorar,
ríe cuando tengas que reír 
Lucha,
Respira profundo
y mira hacia lo alto,
mira más allá de tu nariz
No estás solo en el camino
No lo estás.

Lo siento, la locura.


Veamos juntos la luna,
que renazca tu Fe en ella
que tu vida retorne con luz
que la vida encauce tu camino
Se libre, se libre
que con tu libertad 
se viene mi alegría...
Te lo dije, mi memoria a largo plazo es completamente inútil
Y los tiempos han cambiado, ya no tengo las mismas huellas 
y tu no tienes la misma voz
Como has cambiado, me dijiste al verme
¿Qué ha pasado con tu cabello? me dije a mis adentros
Mis manos se sienten desdichadas de momento
porque querían dormir en los arbustos rubios que decoran tu cabeza.
Nuestro primer y último momento fue pedirle a la impermanencia
de una estrella fugaz que tus labios fueran míos.
Hasta en eso me equivoqué, tu también eres impermanente,
lo nuestro también.


Pequeña, creciente
una teta asustada, temida, enrojecida,
una teta joven que envejece
una teta libertadora
caja de un corazón roto
que se regenera y no desvanece.

La teta que canta
grita 
y no oprime
Esta es una teta que corresponde a la soledad
Una teta que decidió vivirse y vivir
los suspiros de reencuentros apremiantes
y de besos furtivos.

Esto señores, es una teta


Te invité a compartir, a vernos

Decidí no besarte ni abrazarte más

Te vi, me viste, nos vimos

y cuando crucé la calle supe que no te vería más

supe que quedarías como el equipo de primeros auxilios

con besos que curaron ausencias 

y cogidas temerarias con sabor alcohol...
¿Cómo empezar? ¿Por dónde? Es increíble todo lo que vivimos, fueron unos hermosos meses los que compartí a tu lado. Sería un buen inicio, ¿No? Yo no puedo odiarte, ni pensar que para mi estas muerto, sentí tanto dolor al decirlo... Siento tanto dolor al querer obligarme a odiarte, que me odio. Decidí no hacerlo: vivir sin rabia, sin rencor. Pero si hay un dolor muy arrecho que espero con el tiempo pueda sanar. Pido disculpas por esas horribles palabras que dije y que muy probablemente hayan generado también muchas cosas chimbísimas. Lo siento tanto, tanto, tanto...

Jamás me pediste que hiciera esto, pero no siento rabia por ti y mucho menos odio. Me duele porque quería en verdad esto fuera duradero, me duele porque por primera vez en mi vida consideré planes a largo plazo con alguien que no fuese de mi familia y me duele que hayas tenido tanto miedo de mi como para mentirme. Lamento mucho no haber podido tener la capacidad de que entendieras que te iba amar de cualquier manera, pero debía sentir respeto y consideración hacia mi persona.

Me, te, libero, pero lo siento... No puedo, por ahora, ser tu amiga. Hay mucho amor y mucho dolor batallando dentro de mi; hay tantas cosas que me gustaría preguntarte y que consideramos conversar con libertad absoluta y completa verdad, pero no es el momento y de repente nunca lo sea, pero, ¿Cómo saberlo?

Espero de todo corazón que logres conseguir eso tanto que deseas, que todos tus sueños los hagas realidad, que halles a esa persona que te entienda, te comprenda, te escuche, te hable, te respete y te ame como lo mereces. Entiendo que este no es tu momento para tener una relación como lo fue la nuestra. Tomate el tiempo para explorar lo que realmente quieres y lucha por ello, no te rindas tan fácilmente. Quiere con entrega, quiere de verdad, quiere como te gustaría que te quisieran a ti, con suprema libertad y con amoroso respeto. Te deseo de verdad todas esas cosas y muchas otras más, te las mereces. Eres una persona bellísima, yo lo se. 

La Vie

recent posts