Confesión

Más que una confesión puede ser una declaración.
Si, eso creo.
Una de esas confesiones que uno hace solo cuando está borracho
o ¿quizás dormido?
Pero decidí que es más sencillo decirlo o escribirlo
Si, es mejor escribirlo, no me llevo muy bien con los discursos
Los discursos me ponen muy nerviosa y más si todos están viéndome
o tu estas viéndome
O simplemente me callas con tu inteligencia elocuente
Con esos discursos que por más que preparare lo que que voy a decir
por mas molestia que tenga, por más ternura que sienta
me quedo muda como si millones de ardillas anduviesen en las ramas de mis estómago
Es algo que no puedo controlar, ni tampoco es algo que te pueda decir
Jamás habrán palabras, gestos, comodines,
carriles, atajos, miradas de más de 2 segundos (porque ya te quiero besar),
que describan las tonterías que pienso cuando te veo merodeando,
con esa picardía y tremendura que te caracteriza, las esquinas de mi alma inquieta.
¡Ah claro! La confesión... (tos, tos)

                                                               

                                                                               -Después te digo-

                                                           

0 comentarios:

recent posts